Sensaciones

Secuencias

Ya hemos recorrido una semana más sin poder evitarlo. La nueva secuencia viene teñida de los colores de siempre. Llueve sobre mojado en estos días inevitables.  En el área recreativa de Moniello el sol extiende sus brazos compitiendo con un cielo nuboso que juega a interponerse. La ruta costera continúa hacia el este hasta Luanco y hacia el oeste hasta alcanzar la playa de Verdicio donde nos dirigimos.

Una vez más procuramos aceptar el regalo, abrazar la gratuidad del momento y disfrutar del buen tiempo que nos acompaña.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

230 Entradas componen este espacio. Repaso el índice del blog para encontrar los  compases que se repiten en esta melodía. Propongo algunos enlaces que nos llevaron a los mismos destinos: El primero en el Litoral.

.

En el Jardín botánico esta semana encontré un par de imágenes para añadir a la colección.

.

.

.

Aquí abajo añado el segundo de los puntos de encuentro que cuenta con tres ramas:

Botánico Gijón,

Jardín botánico

Colores al natural

.

Una foto para la playa de Salinas.

.

.

Aquí está la tercera encrucijada: Celsius

.

Beatriz sigue recorriendo bibliotecas y colegios entre profesores, familias y pequeños. De nuevo recojo momentos entre las sombras. Una vez más soy testigo de esos instantes de lectura compartida. Albergo mi esperanza en los ojos que buscan libremente, en la compañía, en el infinito campo de vuelo que se abre en el horizonte.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Algunos ejemplos de su trabajo:

Nadarín

Érase una voz

Cartoneras

Castropol

Biblioteca Municipal Fernando de los Ríos

 

Un recorte del tiempo. Catorce  velas consumidas.

.

.

Nuevamente Según se Mire actuando en pequeño formato intentando llegar al público presente.

.

.

.

.

Así termina esta serie de viernes que transita por caminos conocidos. Aunque procuro mirar hacia delante veo que tiendo a caminar en círculo. Prisionero de la fragilidad voy dibujando extraños símbolos en el agua.

Eso si, en inmejorable compañía.

.

Roberto Molero

Anuncios

El pájaro azul

El lunes pasado nos acercamos al teatro de la Filarmónica en Oviedo para ver una película perteneciente a un ciclo de cine africano. B FOR BOY. Se trata de una producción Nigeriana del año 2013  dirigida por Chika Anadu.

b for boy

Me pareció un trabajo fantástico que nos acercaba de modo sencillo a una realidad que es muy diferente a la nuestra. La película va adquiriendo tensión gradualmente y sin darnos cuenta nos vemos inmersos en una situación terrible a la que no encontramos una solución evidente. El final abierto nos deja espacio para la  imaginación y la reflexión.

Aún quedan dos películas por proyectar pertenecientes a este ciclo para los lunes del presente mes de Mayo:

Para el día 21 a las 20:00 Tess. Sudáfrica 2016. Directora: Meg Rikards.  Tess es una veinteañera de Ciudad del Cabo, que ejerce la prostitución y mantiene una relación tormentosa con las drogas. Se trata de una historia que denuncia la violencia contra niñas y mujeres en uno de los países del mundo con mayor tasa de violaciones.

Tess

Y  para el día 28 también a las 20:00 otra película dirigida por Abba Makama,  filmada en Lagos, que explora las ideas político-sociales preconcebidas sobre Nigeria a través de tres personajes cada uno de los cuales representa uno de los grupos étnicos mayoritarios del país. GREEN WHITE GREEN

Green

La entrada es gratuita hasta completar aforo y me alegró constatar que había acudido bastante público a la proyección.

Tal vez por simple asociación me han venido a la mente  dos grandes películas que hablan de realidades africanas:  La primera, que vimos recientemente, lleva por título  Beasts of No Nation.  Es una película de guerra y drama, dirigida y escrita por Cary Joji Fukanaga, , basada en la novela del 2005 con el mismo nombre escrita por Uzodinma Iweala.  Está distribuida  por el servicio de streaming online Netflix.

Parece concebida para dejarte sin habla durante largo tiempo. Se que hay quien prefiere no adentrarse en territorios tan hostiles como lo es sin duda enfrentarse a esta película, pero para aquellos que les guste “ir a por todas” es una imprescindible.

La otra lleva por título Hotel Rwanda.  Se trata de un  drama histórico de 2004  que está dirigido por Terry George, co-escrita junto a Keir Pearson, y protagonizada por Don Cheadle y Sophie Okonedo en los papeles principales. La historia se ambienta en la masacre civil ocurrida en 1994  y en las experiencias que un grupo de personas vivieron durante el genocidio de Ruanda.

Mucho es lo que tenemos que aprender del continente africano, como de muchos otros pueblos que sobreviven en el planeta. Es un error frecuente por parte de todos nosotros situarnos en una situación de privilegio, como si la verdad y el conocimiento fueran nuestro patrimonio y en los países africanos y en otros en vías de desarrollo necesitaran de nuestra guía para salir del pozo que habitan.

Vivimos cegados por un consumo atroz ajeno a la responsabilidad común. Elaboramos complejas estructuras para mantener el poder. Fabricamos armas, fabricamos guerras, comerciamos con la esclavitud, alentamos su existencia siempre que nos produzca un beneficio económico. Creemos que estamos arriba, conduciendo nuestro coche, sentados en el sillón viendo el partido y pretendemos dar lecciones de vida.

Si perdemos la capacidad de escuchar no nos queda nada. Me gustó especialmente la presentación de la película. La organización y la iniciativa corren a cargo de la fundación El pájaro azul.  El hecho de marcar un objetivo adecuado y realizable no es patrimonio de todas las organizaciones. Tan sencilla como necesaria resulta la intención de abrir la mirada. La cuidada selección de este ciclo de cine nos permite algo más que disfrutar. Al mismo tiempo nos salpica de otra realidad paralela. En ella descubrimos profundas diferencias culturales amarradas de forma inevitable de la gran similitud: Somos seres humanos. Nadamos como podemos por el mar angosto de una vida que nos muestra cada día una una sola de sus mil caras.

Me quedo con la respuesta de ese pájaro azul a la pregunta sobre su identidad: Deseamos tender puentes hacia el continente africano. Creo que la pretensión y el camino son los adecuados, tenemos al alcance una hermosa herramienta. Es nuestro el turno de avanzar por ese puente y atrevernos a mirar con ojos propios a los otros.

Nada me resta esta semana salvo agradecer a la fundación su labor una vez más y tal vez añadir algunas imágenes como viene siendo costumbre en este espacio. Como no me apetece rebuscar en el archivo personal me he ido a capturar algunas nuevas fotografías. No son pájaros exactamente, pero en un amplio sentido de la palabra podríamos considerarlos así. Tampoco son ellos los que aportan el color azul, y dejan que el adjetivo sea representado por el mar y el cielo.

Me dejo sorprender por el equilibrio, por la belleza del movimiento y el entramado de la secuencia. Nos vemos si puede ser la próxima semana.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Roberto Molero

Monasterio de Caaveiro

Esta serie es en realidad una continuación de la semana pasada. La primera de las rutas que realizamos en las fragas de Eume nos llevó directamente al monasterio. Aquellos días nos alojamos en una casa muy grande y muy bien equipada. Entre camino y camino jugamos alguna partida a los dardos. Recordé que me gusta mucho lanzar cosas y que no se me da mal, aunque mis hijos me superan con facilidad a estas alturas. También nos reunimos en torno a un juego de mesa llamado Dixit. Digamos que tengo querencia por ir en la parte de atrás, aún así fue divertido.

.

.

.

Muy cerca de la casa se encuentra el Castelo de Andrade, pero no pudimos verlo más que por fuera, pues solo está abierto durante los meses de verano.

.

.

En marcha de nuevo hacia nuevos horizontes. Camino mientras voy haciendo fotografías intentando no perder el ritmo del grupo. La lluvia nos escolta haciendo incursiones furtivas en nuestro territorio personal. El ruido del agua apaga el sonido del bosque sumergiendo la rivera en su murmullo continuo.

.

.

.

.

La edificación irrumpe entre colinas. El verde furioso se pega a las piedras y amenaza con llevarlo todo al origen.

.

.

.

.

.

Acariciados por los haces de luz los tres hermanos escuchan la lluvia intensa que golpea el exterior incapaz de alcanzarles. A salvo por el momento.

,

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Así termina esta serie de imágenes de rivera. Realmente un sitio hermoso para visitar. Quedaron pendientes varios trayectos que tal vez podamos recorrer si el futuro nos es propicio. La serie completa es larga en esta ocasión y contiene 236 fotografías. Puedes verlas todas pinchando en el siguiente enlace: flickr .

.

Roberto Molero

Fragas do Eume

Fragas do Eume se define como uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa. Llama la atención, mientras vamos sumando kilómetros hacia nuestro refugio, la cantidad de plantaciones de eucaliptos que hay en todo el recorrido. Estas explotaciones no se parecen a los bosques y muestran sus claros destinados a la producción de papel principalmente. Parece una industria floreciente, y llegando muy cerca del destino sigue imponiéndose la ley de esta especie de modo absoluto. Los lindes del parque son eucaliptos y dentro del parque hay numerosos ejemplares. Algunos extraordinarios, pero a pesar de su magnífico porte no pueden evitar producir en nosotros la sensación de que no deberían estar en este lugar tan bien conservado.
Buceando en la red he encontrado un artículo recientemente publicado en el País en el que dice: “El Gobierno rechaza clasificar el eucalipto como especie invasora.”
El Ministerio de Medio Ambiente ignora el dictamen unánime de su propio Comité Científico. (5 Abril 2018). 

Decido adentrarme un poco en los pormenores y leo la letra pequeña. Parece ser que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente solicitó un informe a su Comité Científico. El dictamen, emitido el 1 de diciembre fue muy contundente. El órgano consultivo, formado por una veintena de científicos independientes, declaró por unanimidad “el carácter invasor” y recomendó incluir en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras a todas las especies de eucaliptos “cuyo destino sea la explotación forestal, debido al alto riesgo de invasión por estas especies consecuencia de sus características biológicas, fisiológicas y ecológicas”.

 Sin embargo, la Subdirección General de Política Forestal del propio Ministerio emitió otro sorprendente informe, denunciando “una actitud tendenciosa por parte del Comité Científico”. Su respuesta es: “extraña al razonamiento científico que una sociedad desarrollada genere una situación perversa en la que se denuesta al eucalipto. “considerar a estas especies como invasoras y bloqueadoras de los ecosistemas es una prueba más de la inmadurez y desinformación de la sociedad actual”.

Como hemos convenido (o eso parece) que lo que cuenta es lo que dice el político de turno, ya hemos aprobado que los eucaliptos no son invasores, y debemos abrirles nuestro corazón para que sigan extendiéndose y produciendo beneficios.

No me queda muy claro el papel de los científicos en este asunto. ¿Para que formamos y pagamos a esta gente si no vamos a tener en cuenta sus informes?

Dejando por un momento el modo irónico  he de admitir una vez más que me preocupa profundamente esta forma de organización y que me parece realmente insostenible.

.

Mis intenciones no iban dirigidas a exponer una información terrible cuando comencé a escribir, ni a posicionarme como enemigo del eucalipto. De modo que te invito a adentrarte el el bosque como hicimos nosotros y dejarte embriagar por la exuberancia de este paisaje. El verde sumerge todo pensamiento, el musgo amortigua la conciencia y entre las ramas y el agua que nos acompañan tal vez podamos descubrir sin necesidad de imaginarlo un mundo diferente.

Incluso sería posible convenir en seguir la ruta trazada por aquellos que conocen el camino y se han esforzado por construir un acceso transitable.

.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Hay ocho rutas perfectamente señalizadas. Había muy poca gente cuando visitamos el bosque gracias al mal tiempo que nos acompañó. Es un lugar precioso.

.

Roberto Molero.

Niágara

Es como en el cine. Emocionante, inmenso, capaz de transportarte a otro mundo. Pero si abres los ojos y miras a los lados verás butacas de color azul, altavoces pegados a las paredes y restos de palomitas a un precio desorbitado.

Yo me esfuerzo por dejarme engañar. Me gusta ponerme las gafas de mirar con ojos de niño para sorprenderme. Intento caminar con paso de explorador, reflejar la luz que me llega y no evitar del todo las sombras que me cubren.

Por encima de todo: el agua. En la tierra y en el cielo, anegando el pensamiento y sofocando la razón. Arrastrándome a su blanco abismo.

Se pierde en el horizonte, sumidero de sueños y fortunas. Y yo, aferrado a una barandilla, permanezco inmóvil. La corriente se lo lleva todo donde no lo puedo recuperar.

Mi único poder reside en elegir lo que se queda y lo que se marcha para siempre. Resulta sencillo abrazar el éxito al contar con tan valioso aliado. Aún así se necesitaría el valor de no mirar atrás. ¿Habrá un modo de encontrarlo?

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Paso a paso nos alejamos del río, y poco a poco, desaparece el sonido que enmudece el pensamiento. Atravesamos la noche taladrada por luces de colores evidentes, de artefactos inservibles, paladines de una civilización que se pierde en el hastío.

.

.

.

.

.

.

.

Por último reviso el equipaje, el desgaste que ha provocado la erosión del tiempo. Soy consciente de nuevo de que las huellas más profundas están marcadas por aquellos a los que amamos. Mucho mas cerca del corazón se quedan sus sombras, atrapadas un instante en una foto. Si la memoria va cargándose de aromas intensos capaces de fortalecernos no será por lo que hicimos, sino porque lo hicimos juntos.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Roberto Molero

La serie completa como siempre en Flickr

Concierto en la biblioteca

Hace tan solo un par de días que ofrecimos un concierto en la biblioteca pública Gijón Sur – Pumarín. Interpretamos todos los temas incluidos en nuestro segundo disco: Doble o Nada. Todo un placer presentar nuestro trabajo en este lugar. Quiero poner en palabras tres agradecimientos importantes para mi.

El primero es para el personal de la biblioteca y el centro cultural. Gracias por confiar en nosotros, por aceptar nuestra propuesta y meternos literalmente en la cocina de su casa. Espero que podamos repetir la experiencia en un futuro próximo (en esta y en otras bibliotecas). Este gesto para mi representa la inclusión de nuestra música en el marco cultural de la ciudad y supone un apoyo enorme.

En segundo lugar quiero agradecer su tiempo a todos los asistentes y a quienes un día decidieron escuchar una de nuestras canciones de entre tantas que existen. Para nosotros es la mitad de la ecuación. El espectáculo requiere un público para sostenerse sin el cual se desmorona sin remedio. Gracias sinceramente. También hay quien me ha confesado que ha disfrutado el momento y esto va más allá de lo que se puede pedir.  Es un regalo y es la razón que me impulsa a seguir componiendo.

Finalmente agradezco a mi compañero  Luis Pola por la serie fotográfica que se muestra a continuación. Esta semana es su mano la que empuña la cámara realizando un fantástico trabajo. Gracias amigo por estas fotos. Han quedado geniales (y eso que la cámara no era la de siempre).

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

La serie completa de fotografías la puedes ver pinchando aquí

Puedes revisar una entrada del blog hablando de Según se Mire.

Puedes escuchar nuestra música en la página web:  www.segunsemire.com

Puedes escribir comentarios, proponer conciertos o lo que quieras en este blog o en nuestra dirección electrónica:  correo@segunsemire.com

.

.

Roberto Molero

Greenfield Village

Camina el tiempo por su vereda atado a su maldición.

Incapaz de detenerse se ve obligado a mirar por la ventanilla a un mundo en perpetuo movimiento.

Fruto del encuentro entre lo presente y lo pasado, se erige el espacio que transito.

.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Cada vez que hemos visitado a la familia en el estado de Michigan nos acercamos al museo de Henry Ford . Me gusta pasear por sus caminos y ver los coches originales en funcionamiento recorriendo las calles. Todo tiene un sabor elaborado, muy dulce pero con trazos que no llego a identificar. En este mismo blog en 2015 publiqué una entrada con fotografías viradas a sepia y las reflexiones de ese momento. Las puedes ver pinchando Aquí.

Feliz estancia en los tiempos que corren. De momento no hay otros.

.

Puedes ver la serie completa en Flickr

Roberto Molero

.

Guerreros de terracota

En estos días hay una exposición muy interesante en Oviedo. Estando tan cerca no queríamos perder la oportunidad de visitarla y como se podían hacer fotos he querido traer al blog algunas imágenes.
Se cuenta que a Qin Shi Huang se le ocurrió un día la idea de comandar su ejército desde la tumba. Esto no habría sido más que un mero ejercicio de imaginación sino fuera porque Qin Shi era una persona muy poderosa e influyente. Se autoproclamó primer emperador de China y tenía muchos recursos a su alcance.

Mandó construir  ocho mil guerreros a tamaño real  armados adecuadamente. Allí permanecieron ocultos durante siglos esperando recibir órdenes del más allá.

La obra realizada resulta impactante.  Construir figuras de este tamaño entraña una enorme dificultad. Además cada una de ellas es única; diferente de rostro y de constitución.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Resulta curioso  pensar en el legado cultural que va quedando atrapado en la historia. La mayoría de sucesos se deshacen como azúcar en el agua y solo unos pocos resisten el paso del tiempo.

El mismo maestro Yoda decía a sus caballeros Jedi que nada enseña más que “el fracaso.”

Los errores” pueden ser el patrimonios más extendido de la humanidad.

Sin embargo es nuestra la oportunidad de asomarnos a las huellas del pasado para revisar los acontecimientos. Tal vez ahí podamos hallar la sabiduría necesaria para enfrentarnos a ese “destino” que como viene siendo costumbre le gusta permanecer en la sombra.

Más información en el enlace: Guerreros de Terracota

.

Roberto Molero

Biblioteca y economía.

Éstas fotografías las tomé en una biblioteca pública situada en el estado de Michigan el verano pasado y a su amparo aventuro mis reflexiones. Realmente de niño nunca fui un gran usuario de biblioteca, yo era más de tirar piedras a las charcas.
Tengo que admitir que el tiempo tampoco me ha transformado del todo y actualmente sigo más pegado a mi guitarra y a la luz de las ventanas que a la de la mesita de noche.

.

.

.

Los lazos de la economía se han visto reforzados hasta el punto de convertirse en cadenas. La información habla de crisis, de crecimiento, de empleo, de sueldo, de inflación. La preocupación se impone y tiene forma de moneda. En este escenario realmente embrutecido el concepto de biblioteca pública se nos presenta como un lujo prescindible.

.

.

.

Trabajo: muy bueno,
Dinero: estupendo,
Consumo: Genial.
Se cierra la rueda y vuelta a empezar. Trabajo…

.

.

.

Pero mientras tanto, en estas estanterías, y en todas las demás duerme el conocimiento acumulado de la humanidad. Los sueños de lo imposible.
y lo más grande: “La esencia del ser humano”. ¿No somos pensamiento y por tanto palabra y canción?

.

.

.

Habla Beatriz Sanjuán de esta inversión de prioridades que tanto me ha dado que pensar. La literatura, el arte, la música… no son un lujo.
Es al revés. Somos personas porque hemos nacido en su seno.

.

.

.

Si te colocaras un instante en esta posición, tal vez podrías ver dos imágenes fugaces: La primera: Una mayoría de esclavos trabajando con acelerado ritmo de producción al servicio de la grandeza de otros. (Se desvanece la imagen).
Y la segunda: Un libro en una estantería al alcance de todo el mundo que simplemente invita a la palabra, por tanto al pensamiento, a la reflexión y al pensamiento libre. (La imagen se resiste a desaparecer).

.

.

.

Por estos motivos me gusta ver las bibliotecas, pasear por sus pasillos y curiosear entre las secciones. Realmente pienso que cuando abandonemos el camino de la palabra y de la gratuidad nos hundiremos definitivamente.

.

.

.

Entre tanto vamos avanzando por estos sinuosos recovecos de la vida me alegraré de escribir alguna canción nueva entre lavadora y almuerzo, por eso de hacer un poco de humanidad. Y entre trabajo y consumo, cuando se tercie, alguna piedra he de lanzar a la charca.

.
Roberto Molero

Despedida de Piedad

Es el propósito de hoy dibujar sensaciones a través de imágenes para el recuerdo. Espero que se puedan recuperar en el marco digital pertinente cuando el estado de ánimo así lo requiera.
Muchos son los años que compartimos trabajando en la octava planta del hospital de Cabueñes. Allí hemos visto de todo, incluso cosas que otros humanos no creerían, (como replicantes en la puerta de Tannhäuser).

Me tomo la libertad de hacer de portavoz de toda una cohorte de personajes curiosos que se han cruzado en tu camino. Tendrás que conformarte con estas palabras, que sin ser para nada las mas idóneas, pretenden hacerte llegar los sentimientos de tantas personas que sinceramente te apreciamos.

He querido empezar con algunas fotos de animales. De sobra conocemos esa pasión que tan frecuentemente te hace perder el norte, pero que forma parte sustancial de tu ser. Las he ido haciendo a lo largo de los años en distintos viajes y me ha parecido un momento excelente para darles alguna utilidad.

Espero que te guste este pequeño recuerdo. Deseamos de todo corazón que no nos eches de menos y que sigas disfrutando todo lo que puedas de esta locura en la que nos hemos visto involucrados a la que llamamos “vida”.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

La serie completa se puede ver pinchando en el enlace: Flickr

He llegado al final casi sin darme cuenta.
Dicen que si lo permitimos, los momentos buenos tienden a colocarse por encima de los peores de forma natural.
Esperemos que  el tiempo compartido en un medio tan especial como es el hospitalario, (que sin duda formará parte sustancial de nosotros para siempre), sedimente en tu  corazón destilando su mejor esencia.
Buena suerte en el camino que ahora comienza.

Espero que sientas ese fortísimo abrazo que juntos te enviamos.

Roberto Molero