1992 Monte Perdido (diapositivas)

Llueve. La tormenta atraviesa la atmósfera y me deja en la cara un sabor reconocible. Leía esta semana información referente a los fallecidos por las migraciones de africanos que intentan llegar a Europa. El Mediterráneo no ha dejado de expulsar cadáveres a la costa. Los 15.000 muertos contabilizados desde el año 2014 son la cara visible de una situación que no parece tener una solución a corto o medio plazo. Mientras el mar escupe cuerpos sin vida hacia la costa, el Sáhara por contra los engulle. La arena sepulta la carne y la entierra en el olvido. Se estima que los decesos en número producidos en el desierto podrían doblar al de ahogados en el mar.

Noticias como ésta llegan entre bastidores. Golpean y se esfuman dejando solamente un rastro amargo. A menudo pienso en esa impotencia. “El mundo se derrumba y yo cantando” que escribió Silvio Rodríguez. Hay una rabia contenida que reposa en el fondo. La felicidad siempre vive incompleta esperando ese momento en que la muerte no duela tanto todo el tiempo.

Guillem Trius ha realizado un reportaje que titula Desierto el Sáhara: el cementerio olvidado. Puedes verlo en el siguiente enlace: AQ

Entre tanto el mundo sigue girando atado a sus contradicciones yo vuelvo a traer a escena nuevas fotografías atado a las mías.

Cuatro compañeros hacia Monte Perdido. Comida, tienda de campaña a la espalda y trepar por las cadenas. En el refugio nos informaron de que se precisaban crampones y piolet para llegar a la cima. A pesar de la ausencia de tales accesorios logramos coronar el Monte Perdido. El descenso fue largo y vertiginoso. Llegamos abajo a la vez que la tormenta.

Recuerdo esa ascensión como la más espectacular de todas las que he realizado en mi vida. Tal vez por el esfuerzo requerido o por una confluencia de acontecimientos. Rescatar estas imágenes me hace sentir un montón de sensaciones. Seguramente sea cierto que los recuerdos van dejando las mejores escenas y retiran poco a poco las ampollas y las agujetas de la memoria.

.

.

.

.

Mi hermano.

.

.

Monty

.

.

Los cuatro en la cima.

.

La serie completa en Flickr. Otras entradas anteriores del parque natural en los siguientes enlaces:

Ordesa 2019

Ordesa 2016

Roberto Molero

Un comentario

  1. Buen reportaje fotográfico y buenas fotos, como siempre, Rober. La verdad es que siempre añadiría algún comentario a todos tus envíos, pero… ¡Vivimos demasiado a prisa!. En este no me resisto a hacerlo por veros a ti, a Bea a Toñín y a Monty. Recuerdo de muy buenos tiempos vividos y compartidos.
    Abrazos talla XXL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s