Abuelos

Llueve sinceramente sobre los prados y antes de que se cierre el día sobre si mismo me siento a escribir una vez más en el camino.

Fugaz cada momento. Siento pasar el tiempo dejando una profunda herida  que desaparece al instante en un mar sin tierra a la vista.

Encuentro una imagen perdida, una prueba de luz, un testimonio de las horas empleadas, arañazos de frustración y de orgullo, la suave caricia de una melodía, un golpe de efecto o el recuerdo de unos versos…

 “Mirad a ese que está buscando la paz

Con una guitarra y sonrisas en la faz

No puede ser tan ingenuo

Tiene que saber la verdad

A la guerra no se le puede cantar”

.

.

El 12 de Marzo falleció la última de las abuelas. Se fue apagando tan lentamente que sentí su ausencia como un susurro.  Por el mismo sitio que se marchó llegaron a mi cabeza los recuerdos del tiempo que compartimos.

Tuve la suerte de convivir mucho tiempo con todos mis abuelos. Repaso las marcas que quedaron impresas en mi piel y veo que forman el abrigo que me mantiene a salvo en la tempestad.

¿Porqué no convertir una ausencia en todas las presencias, imaginar la muerte como la cara de la vida o desatar los lazos que me ahogan para cantar mis infantiles melodías?

Repasando mis apuntes, apuntalando pensamientos, capturando imágenes del día dejo algunas muestras y un enlace.

.

.

.

.

.

.

El enlace prometido con unas fotografías en memoria de( la abuela).

Roberto Molero.

Anuncios

5 comments

  1. Es muy importante recordad de quien procedemos , mis abuelos , recuerdo trabajar con ellos en el campo , nos enseñaban como cuidar de los animales , sus conocimientos tanto de agricultura , tiempo, sus refranes , dichos , juegos ,sus costumbres …. en una palabra se echan mucho en falta pero la vida es así ,por supuesto quedan las vivencias

  2. Buenos días Roberto.

    Siento mucho la pérdida de tu abuela. Me recuerda el dolor por la pérdida de las mías.

    Agradezco muchísimo tu blog todos los viernes,

    Un abrazo enorme.

    Paloma

  3. Qué bonito , dulce y entañable. Unos recuerdos deliciosos llenos de ternura qué solamente las personas generosas y sensibles aprecian y comparten. Seguro que los abuelos tuvieron muchos momentos felices!!! Un abrazo Celsi

  4. Con la delicadeza que te caracteriza tu reflexión sobre nuestros abuelos me ha llegado muy hondo. Un abrazo, amigo.
    Enrique

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s