Pitaya

Desde nuestra posición se ve la cima más alta y su silueta nos ubica en el mapa.

.

.

Los enormes acantilados de los Gigantes parecen extender sus dominios por toda la costa.

.

.

El paisaje se ha transformado por completo. Sin embargo, pasados los dos primeros días se ha vuelto sorprendentemente familiar.

.

.

.

.

.

.

.

Cuando vivíamos en Nicaragua se vendían por todas partes bebidas elaboradas con zumos de frutas. Limón, mango, papaya, guanábana…Las ofrecían en la calle y sobre todo cuando viajábamos en autobús. Envasadas en finas bolsas de plástico se agotaban rápidamente entre los viajeros. Pronto aprendimos a unirnos a la gente y a extender nuestros brazos en busca del nuestro. Se llaman frescos y mi favorito es el de Pitaya. En el mercado me hizo ilusión volver a encontrarme con esta fruta, con su color intenso y con el aroma inconfundible del recuerdo que aún permanece claro en mi memoria.

.

.

.

.

Me pregunto al caer esta noche que comienza cual sería la mejor de las decisiones. Dar un paso adelante en busca de lo desconocido, retirar el pie suavemente sin hacer ruido o tal vez permanecer en el mismo sitio, callado, envuelto en una densa niebla de interrogantes feroces al borde mismo del precipicio.

.


Roberto Molero

Anuncios

5 comments

  1. Al leer la palabra PITAYA en tu RADIO……..de hoy lo primero en lo que pensé fue que se trataba de un lugar , luego al ver el exuberante colorido de la fruta en la fotografía la identifiqué y el olor penetrante me invadió. Estoy convencido de que los olores de las cosas los tenemos grabados nitidamente en nuestra memoria y gracias a ti además les ponemos preciosas imagenes.

  2. Me gustan mucho las fotos estáis muy guapos, la pitaya me encanta , la venden en gijon en un sitio al menos que conozca. Un color precioso con sus pepitillas las comí así rosas y también amarillas deliciosas ¡!se me hace la boca agua !el reportaje me trae recuerdos de los lugares como los gigantes.

  3. ¡¡Pitayas de pulpa rosada y piel rosa pálido con largas “hojuelas”!!, nunca se dejan de aprender cosas nuevas, las primeras pitayas que conocí fue en China, allí son de pulpa blanca y una piel de color malva/rosado intenso, el sabor suave, poco dulce, levemente salado. Estas las encuentro en México en los meses de verano (no sé si las importan o se cultivan en algún lugar del país), pero en México también hay una pitaya más pequeña, de piel granate parduzco y de pulpa rojo intenso, con sabor dulce un tanto empalagoso, y que tiene sobre el color de la orina (con perdón, como se diría en un texto de literatura clásica) un efecto como el de la remolacha, o sea, que se pone “colorada”. Y una más, en Colombia y otros países de Sudamérica hay una pitaya de piel amarilla y gruesa, con protuberancias pero sin hojuelas, y la pulpa es blanca como las chinas, sin embargo el sabor es mucho más dulce. Así que si alguien conoce alguna más que la añada a la lista…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s