Bosque de Moal

Bienvenidos a una nueva edición de RADIOfotoGRAFIANDO. Si ya te has puesto las botas, has hecho los bocadillos y en tu mochila has colocado el agua ya casi estás listo para partir. Va a lucir un sol radiante, por lo que si llevas crema solar no te arrepentirás, y por cierto, ponte repelente de insectos, lo vas a necesitar.

Adelante, cruza la primera cancela. A partir de ahora todo lo que encontremos formará parte de la aventura.

.

.

También ahora me sumerjo en la mía, mientras intento seguir un hilo coherente de pensamiento que acompañe a las imágenes. Ahora mismo, mientras escribo, acaba de amanecer. La mañana está en calma y los demás duermen todavía. Nos vamos de viaje y la ropa está ya en la maleta. Mi mente trabaja a compás de doce tiempos intentando interiorizar las falsetas que aprendí esta semana. Muevo los dedos para ayudarme a comprender un ritmo que se me escapa, que parece que lo he atrapado y luego se esconde de nuevo.

.

.

Todo está cambiando a una velocidad vertiginosa. Cada etapa de la vida se cierra ante mis ojos antes de poder asumir que no volverá jamás. Las puertas se van cerrando por detrás en un viaje que no admite retorno.

.

.

Tal vez sea esa realidad la que me obliga a repetir. A volver a pasar por territorios transitados y a saludar a quienes por fin reconozco.

.

.

La semana pasada veía a mi hijo patinar con gran facilidad en el garaje. Lo sentí fuerte, joven, feliz. Con una energía aparentemente inagotable, con un futuro presumiblemente infinito. Subió la rampa de garaje y desapareció doblando la esquina.

.

.

Cada día me asomo a las reflexiones en la tormenta. El viento me azota con una fuerza misteriosa mientras la impotencia me aplasta poco a poco contra el final de cada día.

.

.

Me estoy dejando llevar por una corriente de pensamiento transversal. Pero aquí puedo hacerlo. Puedo hacer muchas cosas; puedo escribir una enorme serie de vocales seguidas, como hacen algunas personas en los mensajes. Puedo quedarme callado un rato mirando por la ventana escuchando a Beethoven.

.

.

Puedo dejar fluir el resto de las fotografías. Las presiento discurrir por ese momento desconocido donde alguien las está observando desde su propio ser.

.

.

.

.

.

.

Las fotografías que nos han acompañado son de un bosque adyacente a Muniellos.
Puedes ver toda la serie en el siguiente enlace: Flickr
Buena semana y hasta la próxima.

.


Roberto Molero

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s