Kilómetros

Pasos de gigante para pies pequeños. En los primeros años, el verano tenía una duración incalculable. Entre los adobes de la casa del pueblo la luz se refugiaba repetidamente en las rendijas. La bicicleta, inseparable compañera, se dejaba caer exhausta en el pajar en sus pocas horas de descanso.
Bebíamos el agua más fresca, subíamos al árbol más alto, desentrañábamos los misterios más asombrosos y recorríamos todos los caminos, los marcados, los imaginarios e incluso los imposibles.

.

.

En los campamentos caminábamos durante horas sobre las crestas que ofrecía el horizonte. Treinta pasos andando y treinta corriendo. Ciento setenta gotas de lluvia, doce centímetros de nieve, nueve kilos a la espalda y veinte compañeros.

.

.

La primera vez que cruzamos el puerto de Pajares en el coche de mi padre la noche se había mezclado con la niebla. Adelantamos a la guardia civil con las luces largas y nos pusieron la primera multa. El ruido del motor saltaba sobre el asfalto adormecido mientras abríamos nuestros ocho enormes ojos.

.

.

Cuando recorrimos Marruecos, hasta llegar a Argelia, en el dos caballos Monty se dejó olvidados sus zapatos al lado de un precioso lago donde nos bañamos. En ese momento eramos invencibles. Viajábamos durante todo el día y parte de la noche. Al regreso nos quedamos sin batería a cuarenta Kilómetros de casa. Dormimos sobre una montaña de hierba seca en Toral de los Guzmanes. La noche fue la más estrellada que se conoce hasta la fecha.

.

.

Recorrimos Europa pisando una frontera tras otra, recogiendo monedas misteriosas, multiplicando el tiempo en un camino sin prisa.

.

.

En Nicaragua quedamos parados en la cuesta de la Cucamonga. Viajábamos Beatriz y yo en la camioneta de Juan con él y su familia. La hija mayor había escuchado historias terribles y estaba asustada. Su padre reparó el cable del acelerador y llegamos a casa.

.

.

Una madrugada viajamos desde Guatemala hasta Estelí en una sola jornada. Yo conducía todo el tiempo sin detenerme por nada. Había que llegar antes del cierre de la frontera.

.

.

Recuerdo bien esa sensación de “devorador de Kilómetros”. Como si cada nuevo recorrido fuera un alimento necesario, una fuente de energía para sentirme vivo.

.

.

Todas estas fotografías que hoy nos acompañan son de un viaje reciente a la Rioja. Desde la furgoneta, mientras conducía mi hermano, lanzaba por la ventana trampas para detener el tiempo.

.

.

Por un despiste nos vimos obligados a conducir mucho más tiempo del necesario, pero no nos importó.

.

.

A veces desconozco el camino que debería seguir.

.

.

A menudo me pregunto quien soy en realidad.

.

.

El paisaje parece cambiar ahora bruscamente. Otras veces permanece silencioso en una forma casi inalterada recreándose en la monotonía.

.

.

.

.

.

.

.

Termino una entrada más como si fuera uno de los Kilómetros del pasado. El alimento necesario para seguir avanzando. Al menos el escalón necesario para afrontar el próximo desnivel.
Veo pasar la vida misteriosamente veloz.

.

.

Roberto Molero

Anuncios

8 comments

  1. Parece mentira como puedes hacer esas fotos desde la carretera… Un abrazo desde alguno de esos km del pasado.. 😉
    Fer

  2. Qué bonitas Rober. Y qué bonito lo que cuentas. La narración, acompañando a las fotos, me ha recordado a unos libros preciosos de Jimmy Liao que tiene Libertad. Son ilustraciones preciosas acompañadas de pequeñas pinceladas de palabras. Un abrazo muy fuerte para todos/as.

  3. Creo que tod@s nos hacemos la misma pregunta (A menudo me pregunto quien soy en realidad ) , creo que ante todo eres buena persona, creativo , compañero , y un sin fin de etc…, ¡Un Pedazo de ARTISTA!, desinteresado que todos los viernes nos regalas un poco de tí , lo compartes con todos nosotros nos muestras pinceladas de luz en el camino .Gracias .

  4. me encanta esta rediografía.
    Ahhh jajajajaja nos creíamos invencibles ¡¡¡ que bueno ¡¡¡

  5. Roberto, me ha encantado una vez más como eres capaz de de transmitirnos y hacernos compartir precisamente lo que estás pensando. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s