Covadonga

Incluso la luz con su vertiginosa velocidad se retrasa. Dicen que tarda un segundo en rodear el planeta cinco veces y volver al punto de partida. No es de extrañar por tanto que las fotografías que aparecen hoy se hayan tomado con anterioridad y acumulen su propio retraso. Nos situamos realmente en el segundo día del año 2016. Estamos en el principio, o sobre una marca dibujada en algún lugar de la rueda.  El calendario se puebla de espacios blancos y no puedo menos que echar la vista atrás y hacer nuevos propósitos.

Labrada en la montaña capturo una imagen de la pequeña ermita donde las visitas no paran de sucederse, continuas, desbordantes e intensas.

.

.

Dentro de la iglesia hay un nacimiento de luz cambiante. También siento la presencia de un órgano callado entre columnas simétricas. En el ábside central destaca una imagen escultórica de la Virgen con su niño en el regazo. Rodeada por hojas secas y  sombras se recorta sobre las vidrieras luminosas del fondo.

.

.

.

.

Una gran pirámide desafía el horizonte. Tímidas nubes blancas motean la cúspide. La protagonista humana de la escena reposa antes del éxito. Las torrenteras empedradas esperan su turno mientras un efecto artificial delimita un punto de cruce en el espacio.

.

.

Hace más de treinta años que conozco este lago. En aquellos días montábamos la tienda en su orilla y cruzábamos a nado la superficie acristalada. Las noches siempre llegaban oportunas y el alba perezoso a su reflejo.

.

.

Arrastramos nuestra historia por la pradera herida. En la inmensa madeja de trazos multicolor penetran los hilos esenciales. Respiro profundamente. El aire parece el mismo de entonces.

.

.

Me parece haber recorrido todos los caminos que alcanzo a divisar. Las sombras acentuadas me descubren el engaño. No estamos en Septiembre, no estoy sobre la pista, el sol no alcanzará la cumbre y la sed no me pisará los talones.

.

.

Bajamos a comer juntos, a contar nuestra visión de las cosas y a compartir los sentimientos que la educación requiere.

Yo se que todo esto ocurrió hace unas semanas, que esta mañana me afanaba en acariciar las cuerdas de la guitarra en el momento adecuado del compás, que la lluvia no me acompañó en mi trayecto de pedales, repechos y guijarros…

Se que la vida tiene forma de espiral, que cuando gira demasiado penetra en la carne y produce un dolor intenso, que lo que imaginamos puede ser más auténtico que lo aparentemente real, que la salsa de tomate es simplemente sangre a medio coagular.

Sospecho que hay sufrimiento innecesario, caricias al acecho, puertas sin cerrojo…

De madrugada me sobrevino una extraña sensación de lucidez. Miles de ideas en el aire, como las naranjas de un malabarista que se dispersan en perfecto equilibrio por un momento. Ese segundo en el que todo parece posible.

Prefiero detenerme en este enclave: (un cruce de incontables caminos) y respirar una vez más por fuera de la costumbre inconsciente.

.

.

Roberto Molero

Anuncios

7 comments

  1. El tiempo se detiene al mirar las imagenes… Te falta la mochila al hombro para quitarte 30 años (o mas!)
    Abrzs
    Fernando

  2. Como todos los viernes nos sorprendes, la vida es el tesoro más grande que tenemos, existen momentos muy felices pero también duros , que el tiempo nos ayuda a llevarlo pero nos tenemos que quedar con todo lo que nos trasmitieron, lo que nos enseñaron, a percibir la vida , las miradas, caricias , olores , a disfrutar de las cosas y un sin fin ……. Unas fotos de aúpa sobre todo las familiares . Besos

  3. ¡Qué lugar! Tan próximo y al mismo tiempo tan inaccesible, que a propósito, pienso, nos mantiene alejados de él, sólo para saborearlo poquito a poco. Su grandeza queda patente en tus fotos. Gracias.
    Bonita imagen de Bea con la niña.
    Saludos, Marisa.

  4. ¡Covadonga! he perdido la cuenta de los años que la visité por última vez, pero estas fotos han sido como una visita más, porque verlas me revivió recuerdos de antaño. Me alegro de ver que los lagos siguen ahí y en un entorno donde los estragos del hombre parece que no han hecho mucha mella aún. ¡Gracias por el post y un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s