RCP desde mi cole

Hay personas que emprenden su actividad con verdadero entusiasmo. El viernes pasado me encontré con algunas de ellas. En cada conversación las palabras fluían veloces sin dejar espacio a la duda. Un mensaje se repetía una y otra vez para calar hondo: “tus manos pueden salvar vidas”. 

.

.

Nos gusta apartarnos lo más posible de la enfermedad y más aún de la muerte. No debemos lamentarnos por ello. Lo ideal sería llevar nuestros achaques a un centro super-especializado  para solicitar que se les aplique la pena de muerte o (si no es posible) la cadena perpetua. Pero en el caso que nos ocupa resulta del todo inviable.

Hablamos de una parada cardíaca impredecible. Desconocemos cuándo, dónde o a quién le va a afectar. El tiempo para poder actuar es tan breve que nos necesitamos todos.

Continuamente se nos invita a participar en muchas actividades, todas ellas fantásticas, importantes e ineludibles. Pero no hay tiempo ni energía para todo. Sin embargo me sumo a la petición de los protagonistas de la semana. Aprender lo suficiente para poder realizar una Reanimación Cardio-Pulmonar básica no es una buena idea. Es una idea necesaria.

Que perezosos discurren los minutos entre un suceso fatal y la llegada de la ayuda adecuada. Necesitamos de todo el mundo capaz de empuñar sus manos para salvar una vida.

Una y otra vez me viene la mente el estribillo de una canción de Jorge Drexler que dice así: “Una vida lo que un sol, una vida lo que un sol, vale.” Eso creo. Una vida tiene un valor incalculable. La formación extendida a la población general es la única forma que conocemos para superar ese tiempo crítico entre la parada y la ambulancia, entre la vida y la muerte.

Con la fuerza de estar en posesión del argumento certero se abren la puertas del mercado. Les dejo con unas imágenes del día europeo de concienciación del paro cardíaco celebrado el 16 de Octubre. Al final un pequeño vídeo realizado para la ocasión.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

El pié de la entrada es el prometido. Dos minutos con la intención de colaborar en el proyecto. La formación : en todas partes. La voluntad: nuestra responsabilidad.

.

Roberto Molero

Anuncios

8 comments

  1. Hola Roberto, me ha encantado . Un millón de gracias por tu trabajo. Esperamos contar más veces contigo.
    Un abrazo

  2. El momento trágico final del video es espeluznante. Un día de estos te fichan para la campaña de tráfico.
    Me gustó el texto especialmente.
    Un abrazo manito.

  3. Soy Marta Nonide. Decirte que me ha encantado es poco. Me encanta el texto, las fotos y el video. Muchísimas gracias por darnos difusión y me alegro en el alma de que te guste el proyecto y de que Raquel te haya “pillado” para la causa. Porque me encantan blog y tus fotos y me parece una ayuda de 20, no de 10.

  4. Como creo que una imagen vale más que mil palabras, tu ya lo hiciste ampliamente . Gracias por tu aportación, eres un gran profesional en todos los campos. BSSSSSS. Rosa

  5. Gracias Roberto, por compartir tan bonitas imágenes e impresionante video, que recoge una lección de solidaridad frente a la fragilidad de la vida.
    Saludos.
    Recuerdos a Bea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s