Ilustraciones

No es lo mismo llegar a la cima de una montaña en un helicóptero que hacerlo caminando. Es completamente diferente cruzar un enorme lago de agua gélida en un barco comercial, en una canoa de remos o hacerlo a nado. En algunas ocasionas lo importante es llegar a la meta, pero a veces cobra más importancia la forma en que decidimos intentarlo.

Yo busco imágenes equilibradas con la ayuda de máquinas increíbles. Apretando un solo botón se fijan colores, líneas y encuadres. Millones de puntos en décimas de segundo. A mi lado el dibujante se enfrenta al mismo reto con las manos desnudas. Me siento fuera de lugar. Motorista entre ciclistas, o como ese delicado personaje que duerme en el hotel dejando a sus compañeros en la tienda de campaña.

A la entrada del recinto se exponen los trabajos de los ilustradores. Paneles y muros desaparecen tras una multitud de obras que intentan hacerse un hueco y llamar la atención.

.

.

Algo avergonzado en un primer momento voy dejando que los trazos cobren vida en mi retina. Se inicia el diálogo cuando me permito caminar sin miedo. Rescato una secuencia y me propongo compartirla.

¡Sorpresa bien recibida!

.

.

Tristeza en compañía.

.

.

Diez animales en formación.

.

.

Supervivencia.

.

.

La función va a comenzar.

.

.

La noche nos reúne.

.

.

La sombra que me espera.

.

.

No quiero hacerlo.

.

.

Acorralado.

.

.

Siguiendo el camino.

.

.

El futuro en movimiento.

.

.

Encuentro.

.

.

Lo que no sirve.

.

.

Lo que no se ofrece.

.

.

La soledad de los recuerdos.

.

.

Determinación.

.

.

Cazador cazado.

.

.

Misterio.

.

.

El peregrino implacable.

.

.

Cada trazo es una historia. Un lugar perfecto para dejarse mecer. Esto es una breve muestra de la innumerable multitud de trabajos que golpean mi cabeza. Los atrapo con mis herramientas movido por un extraño afán de coleccionista. Puedo ser uno más y no el extraño del principio. El dibujo necesita ojos para ser interpretado y he venido a prestarle los míos. Hay un dicho popular que define al necio como aquel que enseña y al sabio como el que trata de aprender. Comparto indudablemente las dos posturas; tal vez sabio algunos días y otros sin embargo…

.

Roberto Molero

Anuncios

5 comments

  1. ” Buen trabajo ” los cuadros que elegiste para este reportaje son todos muy interesantes, como todo lo que haces.
    Tenemos que agradecerte que a traves de ti los que no podemos desplazarnos a esos lugares, tengamos la oportunidad de ver lo que tu nos enseñas.
    Felicidades

  2. qué chuloooosssss, qué envidiaaaaa estar en Boloniaaaaaa, muchas gracias por tus fotos guapo¡¡ pone en algún lugar el nombre de los ilustradores? besosss

  3. Cada viernes es grato admirar la pasión que pones a tus nuevos trabajos , compartiéndolos con todos nosotros. Gracias

  4. Gracias por los comentarios. Es una deuda pendiente la de poner los nombres de los ilustradores. Me parece bastante chapucero dejar en el anonimato los dibujos. Me lo planteé cuando estaba haciendo las fotos, pero no lo hice. Por un lado tenía que tomar todos los datos ordenadamente para evitar cruces y por otro lado algunas obras no estaban claramente identificadas por el autor. Me decidí por unificar y simplificar; disfrutar del dibujo sin tener en cuenta a su autor. Miles de imágenes acuden por todas partes provocando esa sensación de viajar sobre rueda encabritada. Muchas cosas se perdieron por ese camino.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s