Cíes

Como las piedras que fueron creadas cerca de la orilla. Redondeadas por el continuo abrazo de las aguas. Rodeadas por cientos de semejantes. Unas más grandes, otras más altas…Tan diferentes en la cercanía como iguales en la distancia.
Habitando un espacio concreto durante un tiempo desconocido.


.
Bañado por la marea intermitente. Ahogado en pleamar. Vivo de materia inerte.
.

.
Como los rotos inusuales. Dejando pasar el viento salvaje por el centro de mi casa. Siento la abrasión permanente y el perezoso desgaste.
.

.
Como la furiosa corriente, buscando permanentemente un equilibrio imposible de encontrar.
.

.
Vigilante, lanzando lejos la mirada y recogiendo suavemente el sedal atrapando el pensamiento y la razón.
.

.
Como el cabo y el golfo que intuyen una forma de encajar.
.

.
Libre. Capaz de superar los gritos de la noche, los enemigos y sus aliados.
.

.
Infinito. Sin rumbo. Sin destino. Sin propósito.
.

.
Profundo, intenso, vertiginoso, dinámico,
.

.
Abierto poro a poro, en cada hebra esponja.
.

.
Escondido tras las horas esperando el momento de zarpar.
.

.
Creciendo inoportuno sobre un sustrato acorazado.
.

.
Así me siento algunas veces cuando del día solo quedan cenizas. Vuelvo a recorrer cada sendero con la complicidad de los recuerdos. Renuevo el cansancio del camino. Apuro el último sorbo que alberga mi cantimplora y por costumbre camino hacia delante.
.

.


Roberto Molero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s