Bosque de Hermo

Ha comenzado perezoso el nuevo año en mi ventana. Llego con retraso a la cita del viernes. En mi trabajo se han multiplicado las horas que miran a la pantalla de un ordenador y me resisto a las actividades digitales mucho más que antes. Revisando los flecos del año pasado me encontré con una serie de fotografías otoñales. Una rápida selección me ha dejado un sabor incompleto en el paladar.
El otoño había llegado a su madurez en el bosque de Hermo, el hayedo más extenso de Asturias. Se encuentra en la zona occidental, muy cerca de Muniellos.
Nos alojamos en una casa donde se proponía la visita a este lugar inmenso. Atravesamos con su permiso los carteles de prohibido el paso: propiedad privada. Detrás de las rejas se extiende aparentemente infinito un espacio racionalmente imposible de concebir como privado.
.

.
De momento se suceden los litigios, cada parte implicada afila sus argumentos, hay quien desea dar a conocer este lugar y quien prefiere que permanezca en el anonimato. El ecologista radical Dave Foreman imaginaba su mundo ideal sin la presencia del ser humano. Por el contrario a mi se me antoja mucho más apetecible un lugar donde se nos incluya.
Rumio pensamientos parciales en la espesura y me ilumino entre los claros. Las ramas permanecen extremadamente lejos de estos pensamientos, se limitan a mecerse con el viento, a crecer cada nueva primavera y a permanecer en su puesto incluso si la muerte se acercara de forma inevitable. Ya no despego los labios, únicamente escucho el susurro de su increíble paleta de colores.
.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Roberto Molero

Anuncios

8 comments

  1. ¡Bonito..bonito…y más bonito !

    Sobran mas palabras.
    Con permiso, lo he colgado en la pagina de mi novela “PASSWORD” del FB.
    Eres un invitado de LUJO.

  2. Gracias por el viaje, sin salir de mi despacho en la urbe he podido oler el bosque , escucharlo, sentirlo…
    Eres muy generoso compartiendo tu mirada, gracias, gracias, siempre gracias…

  3. Gracias por ese bosque en esta esquina de España no están sin pinos y algún,alcornoque..y mucho mar..eso sí estoy entre dos aguas como tocaba Paco de kucia.Un saludo desd e Ceuta

  4. Preciosas, Rober. Es verlas y no puede una reprimir las ganas de salir afuera y pisar verde…

  5. Una preciosa manera de comenzar la semana: leer, contemplar, sentir, oler, escuchar… todas las imágenes -las visuales y las sensitivas- que se desbocan al acompañar a Roberto Molero en su paseo por el asturiano bosque de Hermo. “Rumio pensamientos parciales en la espesura y me ilumino entre los claros. Las ramas permanecen extremadamente lejos de estos pensamientos, se limitan a mecerse con el viento, a crecer cada nueva primavera y a permanecer en su puesto incluso si la muerte se acercara de forma inevitable. Ya no despego los labios, únicamente escucho el susurro de su increíble paleta de colores”. Arte, pasión y literatura (sí, las palabras de Roberto también son literarias).

    En este enlace tienes mi comentario en Lectyo.

    http://mariamaestre.lectyo.com/permalink/23161

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s