Chinon – Avilés

Vivimos en un entorno donde es fácil observar la proliferación de los llamados “hermanamientos” entre diferentes ciudades del mundo, colegios, universidades y cualquier otra entidad imaginable. Amparados por el ansia de intercambiar conocimientos circulan en todas direcciones estas corrientes de información.
Me encanta mecerme en estas aguas teñidas por la diversidad; profundizar en la realidad y comprender el origen del equilibrio.
El otoño visita dos ciudades casi simultáneamente…
.

.
La foto de la hoja está tomada en Avilés (Asturias). Lo explico porque no es fácil de reconocer.
Ahora mismo saltamos a Chinon, una ciudad francesa que visitamos fuera de programa esperando encontrar un mercado medieval que por desgracia ya se había celebrado.
.

.
Aún así, sin esperarlo, me dejé sorprender por los contrapicados que poblaban el espacio.
.

.
También me identifiqué con ese francés que al igual que yo utiliza una bicicleta como medio de transporte.
.

.
Es el momento de volver a Avilés para sentarme serenamente al pié de la calle.
.

.
Después del fugaz descanso regreso rápidamente a Chinon, donde una silla me trae recuerdos de ese pueblo vallisoletano tan pegado a la literatura. Publiqué una entrada sobre ese lugar bajo el título: Escribiendo en Urueña..
.

.
En uno de los puntos más elevados de la ciudad se levanta una fortaleza. Desde allí se puede observar la moda que rigurosamente sigue la arquitectura del entorno. Se imponen claramente los sombreros de pizarra.
.

.
Esta foto podría presentarse como un punto de encuentro entre las dos ubicaciones. ¿Dónde crees que está tomada?
.

.
De vuelta a la población asturiana selecciono un fotograma de un clásico carrito de helados aparentemente valencianos.
.

.
Ya estamos en el otro punto de esta partida de ping pong retratando una puerta ciega que al parecer no nos lleva a ninguna parte, pero que da ambiente al reportaje.
.

.
Una polea en una de las fachadas intenta proporcionarme el impulso necesario para extraer conclusiones.
.

.
Otro viajecito hasta el parque donde tomé la primera de las fotos de esta entrada. Es una imagen más amplia del mismo sitio. Se llama el parque de Ferrera.
.

.
Vuelta otra vez a Chinon. Empiezan a resultarme conocidas sus picudas construcciones.
.

.
Mientras tanto en el parque de Ferrera uno de esos extraños personajes alimenta a las culúmbidas.
.

.
Corro a las calles presididas por el otro de los anfitriones de este extraño hermanamiento para ver el precioso escaparate de un establecimiento local.
.

.
De vuelta al origen un avilesino incipiente acumula nuevas experiencias.
.

.
Otra vez en Francia. Me vigilan los aleros de los tejados que se dibujan rayados por lineas de luz.
.

.
Tanto ir y venir de un lado para otro está empezando a producirme mareos.
.

.
Mejor reservo los últimos espacios entre las fotografías para ir cerrando los comentarios y colocar tres reflexiones y una despedida.
.

.
Primera: He construido un hermanamiento entre dos ciudades que han pasado por el sensor de la misma cámara y han compartido espacio en esta publicación de RADIOfotoGRAFIANDO. Me parece muy bien y estoy muy contento.
.

.
Segunda: El mundo es enorme en su extensión y cada lugar está surcado por profundas arrugas producidas por el paso del tiempo. Por esta razón podemos encontrar tantas diferencias.
.

.
Tercera: Por otro lado la vida de la gente transcurre de un modo muy semejante en todas partes. Buscamos la manera de seguir adelante, nos vestimos, nos alimentamos, nos organizamos, intentamos ver lo que hay detrás de los velos y esperamos la muerte sin demasiado entusiasmo.
.

.
La despedida: De alguna manera lo que me inspira cada semana para escribir es algo parecido a este enlace entre dos ciudades aparentemente desconectadas. Me empeño en inventar historias e intentar ordenarlas. Sigo intentando mostrar fotografías y palabras desde dentro y me alegro enormemente de poder compartirlas. Un afectuoso saludo.
.

Roberto Molero

Anuncios

6 comments

  1. Buenos días Roberto:
    Por favor, sigue compartiendo con nosotros tus bonitas fotos y tus relatos, me alegran muchísimo la vista y e incluso el ánimo.

    Sigo todo lo que me envías, pero desde este correo no tengo autorización para participar en redes sociales, pero me encanta todo lo que haces y lo miro varias veces a la semana cuando abro la sesión; me distraen, me emocionan y a veces me transportan a esos mundos fantásticos que desde tus ojos nos haces ver.
    Feliz semana.
    Isabel Muñiz

  2. Preciosas fotos, como siempre. Es agradable pararse ante cada una y concentrarse en los sentimientos que cada una de ellas despierta. Un abrazo para la familia.

  3. Sin duda Roberto, me encanta que compartas con nosotros,tus experiencias y pensamientos a traves de tus maravillosas fotos y textos.
    A través de ellos,también te vamos conociendo mejor y,es un privilegio descubrirte.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s