Viaje al pasado

Llegar a casa es una bendición. Quitarse los zapatos y ponerse el pijama. ¿Qué más se puede pedir?
Pero esta tarde no me quiero dejar atrapar por el calor de las paredes de mi refugio. Me pongo mi sombrero y nos vamos a la calle. Caminando sin un rumbo fijo nos perdemos por un sendero desconocido; de repente nos envuelve una espesa niebla y una sensación de ingravidez muy extraña nos invade. Cuando la escena se despeja parece como si hubiésemos dado un salto en la línea del tiempo.

Me acomodo en un rincón protegido por los árboles que se extienden en el amplio jardín. Desde la sombra puedo ser espectador ocasional de esta especie de película.

Las sonrisas parecen sinceras y la mano se estrecha con determinación y entusiasmo.

Todos los invitados a la fiesta extienden sus encantos en la cuna del atardecer, tal vez como el eco de una costumbre, o tal vez con el propósito intencionado de llamar la atención.

El momento preciso también mima su aspecto, los segundos entrenan su manera de moverse al ritmo adecuado.
Su cara se vuelve transparente con el suave contacto de la imagen que acaricia sus pupilas.

La corriente, en esos días de fuertes tormentas, nos arrastra con una fuerza irresistible. Avanzamos sin remedio hacia las luces brillantes que no tratan de ocultarse.

Parece ser que la vida sigue pivotando sobre sus ejes, igual que antes, y quiero pensar que mañana seguirá haciéndolo del mismo modo, con distintos actores como protagonistas, con diferentes guiones, pero formando parte de la misma película.

Toca reír abiertamente, vaciar la despensa de preocupaciones, o al menos ocultarlas detrás del escenario.

Bailar sin temor a perder el sentido y bañarse a la orilla de la música que ocupa todos los espacios.

En los límites de la soledad es tiempo de buscar una explicación lógica a los sucesos que no podemos comprender.

Y de extender las alas en busca de un aire más puro.

Contestar a los primeros argumentos con el convencimiento de haber elaborado una teoría propia capaz de sustentarse.

Encontrar la manera de marcar la posición un instante más. Dejar en el aire el aroma de una determinación.

Y encajar los golpes cuando llegan a besarnos sin previo aviso.

Al verlos reír en ese lado imaginario de la vida, al otro lado del telón, tengo la certeza de estar viendo mi reflejo en un cristal mojado.

Antes de que aparezcan los títulos de crédito, se alinean las estrellas en el cielo. Comienza a dejarse caer la niebla que nos devolverá de nuevo a nuestra casa, a los días presentes de bata, pijama y zapatillas de andar por casa.

Una imagen se fija fuertemente en mi retina como si no quisiera desprenderse, no le encuentro un sentido, pero ya no queda tiempo…

El último aliento ya invade mis pulmones mientras nuestra materia se desvanece.

Se cierra el portal, pero nos queda un regalo: una comedia, una canción, un poema, una fotografía…Un recuerdo que se abre paso entre las locas ideas de los días confusos. La función se ha terminado, pero no hay llanto de despedida, el pañuelo que se agita en el viento nos susurra su nombre y sin duda nos invita a regresar.

Fotografías realizadas en el Nuevo teatro al Aire Libre “Quinta Bertrand” (Somió-Gijón) gestionado por una reciente compañía profesional de Teatro ververemos.com
Roberto Molero

Anuncios

3 comments

  1. Una actividad muy recomendable, podéis ver la programación en su página: ververemos.com
    Ficha Técnica y Artística
    – Actores:
    · Susana Gudín: Titulada de Grado Profesional de Canto en el Conservatorio de Música de Gijón.
    · Pablo Mare: Licenciado en la Escuela Superior de Arte Dramático y Profesional de Danza de Gijón (2011).
    · Cristina Arias: Licenciada en ESAD y PD de Gijón (2012).
    · Elena González: Licenciada en ESAD y PD de Gijón (2012).
    · Isabel Blanco: Profesora del Conservatorio de Música Gijón.
    – Colabora y dirige: Nieves Fernández –
    – Indumentaria: Azucena Rico.
    – Sonido: Sara Mariño.

  2. ¡Qué súper producción!!!! Tendrás que venir a Argentina para que me produzcas una fotonovela que estoy guionando!!! PRECIOSO trabajo. Te admiro mucho, Roberto. Y mil mil gracias por tu disco. La 2da y la última canciones son mis favoritas. Gra Bialet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s