El cosmonauta

A veces me gusta mirar las cosas sin apoyarme en la experiencia previa. Por ejemplo: me pongo en la piel de un extraterrestre que llega a este planeta por primera vez.
En el cosmos todo es diferente. El universo vive, pero a pesar de sus millones de galaxias, los agujeros negros y las supernovas, le falta determinación. Se mueve al compás de leyes gravitatorias y de teorías intergalácticas, sus manos enormes alcanzan lo impensable pero su camino está dibujado e inevitablemente seguirá su curso.
.


.

Aquí abajo, en nuestro pequeño planeta azul, medimos la historia con una vara de diferente longitud. Son inútiles los millones de años luz para cuantificar las distancias. El reloj no marca los eones.
.

.
Tal vez todo el sistema solar tenga la misma importancia dentro del universo que tiene para nosotros una brizna de hierba o un grano de arena. Pero en realidad, desde aquí, desde los ojos de un ser diferente, únicamente intento descifrar un solo enigma o escribir un informe comprensible que mantenga al menos una línea coherente.
.

.
Puesta la máscara de invisibilidad me acerco al cuadrante que me corresponde investigar. Me centro en las personas a pesar de que no entiendo muchas de sus formas de comunicación. En el entorno se impone el color gris del asfalto y del cemento. Rigurosamente vestidos, los humanos se mantienen en constante movimiento, más allá de los pies y de las manos, sus rostros parecen marcar la identidad.
.

.

.
En el estudio de otras formas de vida siempre hemos llegado a poder ordenar los resultados de la investigación. Las pautas de comportamiento tienen una finalidad concreta, como el canto de los pájaros o el vuelo de las mariposas.
.

.

.
Sin embargo en esta ocasión siento un estremecimiento, una especie de sensación embriagadora. Creo que me estoy acercando a una banda de conocimiento ignorada hasta hoy.
.

.

.
Los ojos palpitantes de la gente me resultan imperiosamente comunicativos. Transmiten información de modo permanente. Veo angustia y felicidad, miedo y valor, fuerza y cansancio…todo en un mismo plano.
.


.

.
Entre todas las notas que he recogido esta mañana me quedo con una sola certeza: la duda. Un amasijo de interrogantes vuela en todas direcciones. Los veo en los semáforos, en los escaparates, en las fachadas y sobre todo en los rostros. También han ocupado parte de los registros de mi cuaderno y, por si fuera poco, creo que viajan ya por mi sistema circulatorio.
.

.
Dudo de la utilidad de la estadística, de su precisión, de la veracidad de los datos que pueda incluir en mis informes y sobre todo de la sensatez que me quede en la mochila.
.

.
Llego a la plaza del Antiguo Instituto algo más confuso, menos cansado y un poco más viejo. De todos es conocido que los viajes espaciales tienen sus repercusiones temporales.
El estudiante interestelar desaparece de la escena como si fuera un producto de mi imaginación.
.

.
Probablemente volverá a visitarnos en busca de respuestas. ¿Qué estamos haciendo día tras día con el tiempo que se nos ha dado?¿Cómo saldaremos las deudas pendientes?¿Cuándo sentiremos que pisamos tierra firme? No voy a sentarme en la sala de espera. Me despido y levanto mis manos con entusiasmo. Mientras mi saludo se pierde jadeante entre las primeras nubes, encajo las preguntas con los dientes apretados y preparo mi espacio interior para el regreso.
Hoy las imágenes de siempre son otras imágenes.
.

.
Roberto Molero

Anuncios

4 comments

  1. Amigo Roberto, este me ha gustado, las fotos que casi se roban por la calle de forma inesperada son las más acertadas y verdaderas. He remitido tu trabajo, o eso creo, porque lo de reenviar y adjuntar aún no domino ni la teoría, a una amiga de Ponferrada que también se dedica a la fotografía y creo que le va a gustar, también le enviado los enlaces.

  2. Muchas gracias por compartir el blog. La tecnología tiene un alto grado de complicaciones, al menos para mi. No uso facebook porque soy incapaz de entender como funciona. Me voy manejando con el correo electrónico y poco más. Un saludo

  3. tengo que sacar tiempo para poder leer todo lo que publicas, fotos preciosas todas, es impresionante lo que se puede captar solo con darse un paseo por la calle.
    Enhorabuena, lo hare llegar a todos mis contactos

    Isabel (candilejas)

  4. Maravillosas fotos y ,como siempre, tus historias están llenas de una gran sensibilidad

    Felicidades Roberto!!

    Maribel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s