Acantilados

Sentado en el borde del camino, acariciando el prado que me acoge escucho los latidos del mar.
Las derrotas, el cansancio y el frío, incluso la inquietud permanente que destilan los diarios queda sumergida por el poder del horizonte.
La perpetua lucha entre gigantes llama a todas las puertas: el agua y la piedra, el verde y el azul, el cambio y la permanencia, el blanco y el negro…

La vida se acomoda ocupando los espacios oscuros y los que habita la luz. Nos vigilan marionetas al servicio de lo desconocido, brújulas pegadas a un barco a la deriva.
Sin embargo esta noche camino por un sendero seguro. ¿A quién no le gusta ver la casa recogida, llegar a mesa puesta o meterse en una bañera de agua templada con sales relajantes?

Tal vez la vía esté muerta o tal vez vayamos en dirección contraria; pero hoy me dejo llevar por la inercia, recorro las traviesas insistentes sin buscar combates, mi capitán me lleva en automático entre líneas paralelas.

Roberto Molero

Anuncios

3 comments

  1. Hola Rober, precioso como siempre, vaya vicio, ya nos acostumbraste al reportaje semanal de los viernes, asi que a cumplir!!

  2. La que más me gusta es la primera el cielo , el acantilado las olas , y el prao, unas fotos contrastadas, hermosas en blanco y negro , me trasmiten paz, dejar la mente que se pierda en el horizonte y dejarse llevar………

  3. No se que decirte de todas las maravillas que nos ofreces y con las que de verdad disfrutamos mirando.
    Eres un artista en todo lo que plasmas, y gracias por compartirlo con nosotras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s