Escribiendo en Urueña

El cielo es un artista que dibuja sin descanso. Nos entrega sus obras con espléndida velocidad, sin mirar hacia atrás ni preguntarse por los motivos de su incesante trabajo. Nunca parece conforme y la renovación se ha convertido en su seña de identidad.

Entre los pinceles, los disolventes y los lienzos corren las nuevas ideas; desfilan dejando una continua estela de promesas.

Urueña es un pueblo que se ha llenado de libreros. Las calles esperan pobladas de letras la llegada del viajero. Miles de páginas presiden espacios poco habituales.

Expuestos a los cantos de sirena, se multiplican los audaces escritores. A nuestro lado todo son historias que contar.

Merece la pena inventarlo todo: formar parte de esa comunidad de seres humanos que se reunen en torno a las palabras.

No hay mejor momento, no hay mejor lugar. Cuanto puede verse forma parte de esta trama de aventuras y secretos que aparecen de la nada.

¿No se os antoja esta fotografía el inicio perfecto para un relato? Con su paraguas dormido… Bajando por el costado del día que cambiaría su vida para siempre…

¿O tal vez una historia que se inicia al otro lado de las enormes murallas de una fortaleza…?

Les sorprendo oteando el horizonte, sentados sobre las imponentes amenazas que pretenden hacernos vivir más seguros…

El grupo se mueve intentando verlo todo desde ángulos diferentes…

El aire susurra sus canciones… La distancia que les separa del suelo es mucho más larga de lo que recordaba.

Vuelo un instante sobre la tarde gris.

Entre las piedras recogen muestras de realidad para su laboratorio de ficción.

Las paredes nos vigilan…

Óscar posa disfrazado de habitante del lugar…

Reímos sin permiso de los hombres arrogantes…

…y hacemos desfilar nuestras palabras por la alfombra roja de los sueños.

Enmarcados en piedra decidimos redactar las condiciones de la rendición:

Un lugar donde sentarse a leer todos los libros del mundo.

Un minuto para dialogar con los amigos.

Y un camino que discurra por un lugar incierto hacia un futuro inesperado.

Roberto Molero.

Anuncios

7 comments

  1. Urueña, subida en ese otero de Tierra de Campos vallisoletena, esparce al aire las palabras atrapadas en sus libros. Bonito pueblo, y hermosas fotos.

  2. Los libros, las piedras y la madera, el horizonte inmenso… Y luego los niños, con su pasión por inventar y contar, contar con lápiz y teclas, contar… Bonito.

  3. Urueña me sorprendió cuando la conocí, hace ya bastantes años. He ido más veces y siempre me ha gustado, pero ahora tú la has hecho maravillosa. Gracias. Mar.

  4. Qué paisaje más bonito y rincones con encanto tiene Urueña.

    Como siempre, me ha gustado mucho. Haces todo muy especial.

    Maribel

  5. Tras el camino unas nubes glóbulosas hermosas nos llevan por el empedrado hasta un inmenso campo verde (realmente nos haces conocer lugares muy interesantes tras tus lentes y por supuesto tu arte)… …se ve que inculcas juegos, letras , pensamientos en los infantes …no cambies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s